Zapatos de tacón negros con dibujo retazados Is0rO5Vdzb

SKU-88117-34056772
Zapatos de tacón negros con dibujo retazados Is0rO5Vdzb
Zapatos de tacón negros con dibujo retazados
­
Please click to login to your google account
Thank you! You're already subscribed our channel
David Langness 0 Comments
Tweet
Available in: English

Los humanos poseemos algunos rasgos peculiares—culpar al mensajero tiene que ser uno de los más extraños.

Puede llamarlo matar al mensajero, culpar al portador de malas noticias o la falacia lógica ad hominem, pero todo se reduce a lo mismo: cuando recibimos un mensaje que no nos gusta, solemos desquitarnos con el que nos entregó el mensaje. Lo hemos hecho desde antes que los antiguos dramaturgos griegos escribieran al respecto:

“…nadie desea un mensajero con malas noticias”. —Sófocles, Antígona, Pehuén Editores, 2001.

Los viejos adagios sobre este tema tan humano originaron mucho antes que evolucionaran los medios de comunicación modernos. En tiempos antiguos, los reyes y ejércitos usaron mensajeros para comunicarse entre sí, generalmente jóvenes valientes que cruzaban la línea enemiga para entregar un mensaje al lado contrario. Estos enviados y emisarios humanos, como es de esperarse, a veces entregaban malas noticias—y sufrían las consecuencias. No todos los líderes mataban a los mensajeros—algunos se consideraban más progresistas, como Alejandro Magno y su conocida respuesta a los mensajeros que enviara un rey opositor:

Usted teme el castigo y pide por su vida. Lo dejaré libre y usted verá la diferencia entre un rey griego y un tirano bárbaro. No espere sufrir ningún daño de mí. Un rey no mata a los mensajeros. —Alejandro Magno

La mayoría de líderes, sin embargo, consideraban a los mensajeros blanco fácil. Un famoso lamento español expresa el destino de uno de estos mensajeros: ¡Ay de mi Alhama! Expresión del rey moro Boabdil (Abu Al-Jacen). Cuando el rey supo la noticia de la caída de la ciudad de Alhama en 1482 ante los conquistadores católicos, en el instante quemó los mensajes escritos y mandó matar al mensajero.

El rey sabía que la pérdida de Alhama significaba que su reinado llegaba a su fin, así que atacó violentamente al primer objetivo a su disposición. Sigmund Feud explicó posteriormente que:

“…un determinante más de esta conducta del rey era su necesidad de combatir la sensación de indefensión, Al quemar las cartas y mandar matar al mensajero trataba de seguir mostrando su poder absoluto”. —Sigmund Feud, De la Metapsicología, pág. 455.

Supongo que se le podría llamar negación o rabia, o hasta mecanismo de autodefensa, pero matar al mensajero parece que nos permite hacer de caso, aunque por breves momentos, que también podemos matar el mensaje en sí.

Daniel Ellsberg

Cuando uno se da cuenta, empieza a reconocer en todas partes la psicología de culpar al mensajero. Los líderes políticos lo hacen constantemente, culpando a los medios por sus problemas, atacando a reporteros, presentadores de noticias y hasta periódicos y canales noticiosos. Las empresas y gobiernos culpan a los denunciantes e informantes anónimos, en vez de escudriñar su propia conducta inmoral e ilegal, cuando ha sido puesto en evidencia ante la vista de todos. Los científicos que entregan advertencias ambientales a menudo son ridiculizados y criticados públicamente por su trabajo. Los funcionarios que filtran documentos importantes—Daniel Ellsberg, quien famosamente filtró los Papeles del Pentágono al New York Times en 1971, por ejemplo—a veces hasta se les han imputado cargos, como Ellsberg, de espionaje y traición.

ALMG NEWS -

Educación
¡Aprender idiomas influye en el cerebro humano!

Existen investigaciones que demuestran que nuestro cerebro se expande gracias al aprendizaje de idiomas. Este efecto se ha analizado mediante resonancias magnéticas. Como resalta el doctor Xiaoqian Chai, neurólogo de la universidad de Houston, el cerebro es plástico: se puede moldear mediante el aprendizaje y la experiencia. Si no es talento, ¿entonces qué es? ¿Qué es lo que te permite aprender cualquier idioma?

Este efecto se ha analizado mediante resonancias magnéticas.

¿Motivación o constancia?

La motivación y la autodisciplina son un dúo que obra milagros en la educación. La regla de la motivación y la constancia se aplica al aprendizaje de cualquier idioma a cualquier nivel. No obstante, la constancia por sí sola no sirve de nada sin la motivación.

No obstante, la constancia por sí sola no sirve de nada sin la motivación.

Según afirman los psicólogos, el efecto positivo de la motivación se desvanece después de unas dos semanas. Cuando desaparece la emoción inicial de aprender un idioma nuevo, la motivación deja de funcionar. Merece la pena mantener la constancia y sobrevivir a los momentos difíciles en el aprendizaje de un idioma.

Según afirman los psicólogos, el efecto positivo de la motivación se desvanece después de unas dos semanas.
Publicaciones relacionadas

Empezó a hablar inglés fluido en 2 horas

El idioma que quieras en 2 semanas: ¡es posible!

BLUEGENEX Sandalias CueroFresaTacón 25 cm 7jxqy6Y71

La confianza en nuestras propias capacidades se conjuga con la motivación. ¿Cuándo dejamos de tener confianza en nuestras capacidades? ¿Asumes que no vas a conseguirlo? ¿Tienes una o incluso más respuestas a por qué no consigues aprender un idioma? La culpa es de la psicología, más en concreto del modelo de indefensión aprendida. Acecha en las profundidades de nuestro subconsciente y socava nuestra confianza, el logro de nuestros objetivos, ¡e incluso la toma de decisiones!

¿Asumes que no vas a conseguirlo?

Una persona con el modelo de indefensión aprendida alberga en su inconsciente las consecuencias de las experiencias negativas anteriores (fracasos), por lo que incluso puede llegar a tener miedo de empezar a estudiar un idioma. Por suerte se puede luchar contra ello. En primer lugar, inténtalo y no te rindas demasiado rápido. Date tiempo para estudiar. Rodéate de personas positivas que te apoyen.

En primer lugar, inténtalo y no te rindas demasiado rápido.

Las emociones positivas son muy importantes en este tema. En momentos de duda, evoca recuerdos positivos, por ejemplo cuando pudiste recordar una palabra que te ponía problemas, o cuando lograste entender una construcción gramatical que no te entraba. Con el tiempo, los momentos de duda serán cada vez menos.

Avenida Pedro de Valdivia 425, Providencia, Santiago - Fono: +(56) (2) 2 303 6000

Ricardo Morales 3369, San Miguel, Santiago - Fono: +(56) (2) 2 303 6500

5 Poniente 1670, Talca - Fono: +(56) (71) 2 735 500

Avenida Alemania 01090, Temuco - Fono: +(56) (45) 2 895 000

CALL ME BACK Recibe una llamada

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES